Archivos de Categoría: Blog

NUESTRO GUÍA Y COMPAÑERO EN EL CAMINO.

¿QUIÉN ME INVITÓ A ESTA AVENTURA?

Como dije al comenzar este blog, lo que quiero reflejar a través de él es un camino, el camino de mi vida, un camino que, más o menos conscientemente, todos hacemos.

Y ¿por qué empezar a contároslo ahora? Pues básicamente porque alguien me lo ha pedido ¿y quién ha sido el friki que te ha dicho que cuentes tus cosas por internet? Pues ha sido un muy buen amigo, alguien que siempre ha estado ahí desde mi más tierna infancia. Este amigo me ha enseñado con su sabiduría a degustar el gran Amor con el que se me ha creado, y a entender lo que favorece y lo que entorpece ese proyecto de Amor. Ha iluminado con su consejo el buen camino, transmitiéndome entendimiento para penetrar verdades que, para mi limitada mente humana, por si sola, son imposibles de razonar y me ha dado la ciencia para conocer las realidades terrenales a la luz de este Amor. Ha infundido en mi un Temor filial, que siempre me ha llevado, con gratitud, a apartarme de aquello que le desagrada a mi Padre y ha hecho crecer en mi la Piedad que me lleva a dos cosas fundamentales en mi vida, a abrirme al Amor gratuito que se me ha dado desde que fui soñada en la mente de mi Padre, y a tratar a los demás como yo me estoy sintiendo tratada por Él. Por supuesto mi vida hasta ahora ha tenido algún que otro bache, como no podía ser de otra forma, este amigo siempre ha estado ahí dándome fortaleza para superar cualquier dificultad y ser íntegra en mis acciones.

Diréis, ¡menudos amigos te gastas! Pues tengo una buena noticia, Él también está deseando relacionarse contigo, ser también tu amigo (si no lo es ya) sólo es necesario que hagas un acto voluntario de aceptación de su amistad, de su Gracia, que le abras las puertas de tu vida.

OS PRESENTO A NUESTRO AMIGO.

Este amigo ha estado con nosotros desde siempre, “En el Principio… se movía sobre las aguas” (Génesis 1:1,2). Al principio intentó dárnoslo todo, creó un mundo “muy bueno” (Génesis 1:28,31) todo para nosotros pero como no puede ser de otra forma, los hombres le fallamos.

Ahí comenzó un periodo de infinita paciencia por parte de nuestro Amigo, eligió a un pueblo y se le manifestó a través diferentes personas (1 Samuel 10:10) y acontecimientos, marcando un camino de liberación y purificación, un pasar de la esclavitud a la libertad de la tierra prometida, pero no sin antes peregrinar por un desierto y alguna que otra batalla. El camino de este pueblo, Israel,  es muy similar al de muchos de nosotros ¿no os parece?. Esta Divina Paciencia dio sus frutos, y así vio nuestro Padre que tampoco se había equivocado tanto en su creación.

Decidido esto, quiso nuestro Amigo de nuevo establecer una alianza con nosotros, algo así como tendernos su mano (la mano a la que ya le habíamos fallado) para tener una reconciliación. La mejor forma que se le ocurrió fue viniendo a este mundo a vivir con nosotros, crecer como nosotros, gozarse con nuestras alegrías y sufrir con nuestras penas. Nos marcó el camino en esta tierra entregando su propia vida.

Pero como ya nos conoce, Él sabe que marcarnos el camino y darnos unas directrices para seguirlo no es suficiente. Nos creó libres, y libres deambulamos por la vida. La libertad con la que nos ha concebido es la gran fortaleza de su obra pero a la vez es el talón de Aquiles que nos puede llevar a alejarnos de Él. Así que tomó otra gran decisión, ya no nos guiaría desde lo alto, haciéndose presente de vez en cuando, iba a quedarse siempre con nosotros. Estando entre nosotros dijo: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre…Mas el Consolador,…, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.” (Juan 14:16-26) importante esto último, nos recordará todo lo que nos ha sido dicho. Y efectivamente, los primeros cristianos nos lo corroboran: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1 Corintios 3:16).

Este amigo tiene un nombre, y como muchos ya habréis podido deducir es el ESPÍRITU SANTO, nuestro abogado, nuestro amigo, nuestra fuerza, nuestra luz, nuestro guía y compañero en el Camino.

Déjate llevar de la mano, como hizo María.

Hoy te interpelo a que, una vez has conocido y le has puesto cara a este amigo, le dejes que te coja la mano y ande contigo.

En el mundo en que vivimos se podría entender como señal de debilidad el necesitar que alguien te dé la mano para andar, pero aquí no estamos hablando de un alguien cualquiera, ni de caminos físicos, si no de la persona que mejor te va a enseñar el camino que va directo al Cielo ¿es el que quieres tomar? pues entonces no lo dudes, deja que sea tu línea directa con el Padre que un día te soñó.

Decirlo es fácil ¿verdad? pero hacerlo es otro rollo. Como de costumbre te invito a que tomes como ejemplo la relación que María tuvo con este mismo Amigo que hoy llama a tu puerta.

Durante toda su vida, nuestra Madre mantuvo una relación muy estrecha con el paráclito.

  • El mismo Arcángel Gabriel le anunció “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra, y por esto el hijo engendrado será santo, será llamado Hijo de Dios” (Lc.1,35-36), y así ocurrió al aceptarlo  ella con un corazón PIADOSO pero no sin TEMOR por la gran labor que le estaba siendo encomendad (se turbó, Lc.1-29). CONOCE Y ACEPTA TU MISIÓN.
  • Ella misma lleva el Espíritu a otros. «Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno» (Lc.1,41-42). LLEVA SU MENSAJE.
  • En las Bodas de Caná, María ya rebosante de los dones del Espíritu Santo ( SABIDURÍA, ENTENDIMIENTO, CONSEJO, CIENCIA) intercede ante su hijo para que actuara por el bien de una pareja de amigos que celebraban su gran compromiso. (Jn.2,3). INTERCEDE POR LOS DEMÁS Y AYÚDALES.
  • Durante la Pasión de su hijo, María muestra una FORTALEZA, a los pies de la cruz, que no es concebible por parte de una madre amorosa, como era ella, si no es dada por le mismo Espíritu. ACEPTA LAS CRUCES CON AMOR.

Ahora ya sabes que ese mismo Amigo quiere caminar contigo, como lo hizo con nuestra Madre. Es el mismo Espíritu que sacó a los apóstoles de su miedo tras la marcha de Jesús, acompañó a los primeros discípulos en sus viajes y que durante 2000 años ha encendido la llama en el corazón de miles de millones de personas que han escuchado su mensaje.

REZA CONMIGO:

Espíritu Santo, Amigo.

Te abro las puertas de mi corazón.

Haz de mi cuerpo tu templo.

Instrúyeme a través de las sendas de la vida.

Ilumina las noches de mi alma.

Dame fuerza para llevar mis cruces,

ánimo para proclamar tu Verdad sin desfallecer

y llena mi corazón de tu Amor para poder rebosarlo.

Guíame por el camino al Cielo.

EL AMOR HUMANO NUNCA SERÁ PERFECTO. 

Hoy quiero reflexionar sobre el Amor.

Durante la semana Dios me suele ir dejando, día a día, pequeñas joyas que me hacen reflexionar. Muchas veces esta reflexión culmina al escuchar la lectura de domingo, esta semana no ha sido menos. “Amarás al señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser (con toda tu mente) y al prójimo como a ti mismo.”

Uno de las joyas que me dejó fue este artículo de Aleteia, ¿porqué los amores humanos nunca me saciarán?.

El amor humano, por ser de hombre, nunca alcanzará la perfección del Amor Divino. Pero al mismo tiempo, si no existiera el amor humano, la capacidad de darse al hermano, la satisfacción de saberse útil en la vida de otro ser, el Amor de Dios se habría quedado cojo, tampoco sería perfecto.

Cuando hablamos de amor, el amor de pareja, de familia, entre amigos, no es más que un reflejo del Amor Eterno de Dios. Se refleja en las aguas del tu alma, y cuanto más claras y más en calma estén, ese reflejo será más fiel. Demasiado tiempo he centrado mis fuerzas en entender el amor humano, aspirando a encontrar la perfección en él, por supuesto siempre como ese reflejo del Amor de Dios, y frustrándome por mi incapacidad de entregarlo intachablemente. Pero, en medio de esta locura de mundo en que vivimos ¿quién tiene sus aguas totalmente en calma? ¿Puedo soñar con encontrar alguien así? ¿Puedo prometerle yo a alguien esa pulcritud en mi entrega?

Esta semana, el Padre me he hecho ver que precisamente, la gracia, se encuentra en la imperfección de nuestra capacidad de amar. Esta imperfección hace que sólo podamos alcanzar la plenitud si nos sumergimos en el Amor de Cristo y confiamos plenamente en su quehacer, si le amamos a Él sobre todas las cosas. Sólo podemos dar amor humano decentemente, al prójimo, si somos capaces de impregnarnos y rebosar del Amor de Dios.

As usual, ¿quien ha sido nuestra mejor maestra en este entregarse sin condiciones, en este impregnarse del Amor De Dios? Efectivamente, Maria, Madre De Dios y Madre de todos los hombres. Santa Madre, ruega por todos nosotros para que sepamos abrir nuestro Corazón a Dios y así transmitir su amor a los demás.

Tras esta reflexión sobre el Amor, mi mayor deseo es decirte que quiero amarte con todo mi corazón, con toda mi alma, con todo mi ser (con toda mi mente), a sabiendas que la única forma de aproximarme a ello es Amando a Dios con todo mi corazón, con toda mi alma, con todo mi ser (con toda mi mente).

 

Una declaración.

 

Querido Amigo en Cristo,

 

Tú sabes quién eres y porqué te escribo.

A lo mejor todavía no lo has entendido, al menos espero que puedas intuirlo.

Incluso puede que, mientras escribo, erre pensando en el destinatario definitivo,

Pero espero que algún día esto llegue a tus oídos.

 

Como en todo corazón humano, seducido por el amor divino,

en el mío no puede destacarse ningún lugar para ti exclusivo.

Todo él está impregnado por el eterno Amor del altísimo,

anhelo que no te importe tener mi corazón con Dios compartido.

 

Muchos me preguntan: ¿Por qué no te dedicas en exclusiva a servir a Cristo?

Y yo siempre respondo: porque mi corazón, para tan elevada tarea, no está listo.

Siento que para poder dar el servicio que de él es requerido,

necesita un apoyo terrenal pero a la vez divino.

 

Qué mezcla tan extraña! pensarás, terrenal y divino.

Pero no, no es tan raro, es algo que a todos nos ha sido concedido.

Nos lo ha dado el Padre creador, con su infinita misericordia y glorioso altruismo.

Nos lo ha dado el Hijo salvador, cuando vino a este mundo, junto a nosotros, a vivirlo.

El amor humano, que nace del conocimiento del amor divino,

ése es el apoyo que mi corazón necesita para estar completo y listo.

 

No temas, mi corazón no aspira a llenarse de amores humanos,

imperfectos, errantes e indecisos.

No aspira a más amor que al Amor infinito del Dios Vivo,

Rebosarlo y saborearlo, disfrutarlo y sufrirlo.

Pero si mi corazón tiene un vacío, que sólo anhela llenarse de Cristo,

en medio, hay una isla, que sólo dará fruto si comparte ese Amor contigo.

 

Y así espero que entiendas,

que la única manera de que mi corazón rebose el Amor infinito,

la única manera de que todo él siga los dictados del Altísimo,

Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo,

la única manera de que esté por completo lleno del Amor Divino,

es cultivando, con tu amor humano, la parcela que Dios, en mi corazón, para ti ha cedido.

 

Siendo yo feliz por tener mi corazón rebosante del fruto del Amor de Cristo,

prometo hacerte el hombre más feliz que sobre la tierra haya existido.

Ábreme la isla que tienes en tu corazón, vacío anhelante de Amor Divino,

que Dios para mí la pensó y la hizo.

Cultivaré en ella, con imperfecto amor humano, fruto que devenga en amor infinito.

Juntos cosecharemos Amor eterno y cumpliremos la misión para la que Dios nos ha requerido.

RELACIÓNATE CON ÉL PARA REBOSAR SU AMOR

Dios te llama

Dios nos llama a relacionarnos con Él, a algunos incluso con misiones muy concretas. Muchos, como Jonás, hemos huido al intuir su voz, acabando en el «vientre de una ballena» de dónde posteriormente reconocemos que sólo volviendo a Él podremos salir.

SALMO JONÁS

Dios tiene formas varias de mostrarnos sus caminos, y el indicador más común de que no lo estamos siguiendo es la perturbación que nos invade conforme nos alejamos de Él. Siguiendo con Jonás, como le pasó a él, a través de tormentas y sentencias de los demás que nos arrojan por la borda, acabamos en el fondo del abismo, pero Dios nunca dejará que nos ahoguemos, su mano siempre estará tendida delante de nosotros para sacarnos a flote, sólo hay que querer cogerla.

Esa mano eternamente tendida, como la vio Pedro al flaquear su Fe en el intento de andar junto Jesús sobre las aguas, es la muestra de que Dios te ha buscado a ti, te ha elegido primero, te ha llamado siempre. Este fin de semana me hablaban de algo precioso, la diferencia que existe entre un hombre religioso y un hombre de Fe. Podemos reconocer que hay un Dios, un Ser superior, entonces somos simples hombres religiosos. Pero Saber que Dios nos llama y que nos ha buscado en todo momento, desde el principio, para poder tendernos esa mano, es lo que va a hacer que pasemos de ser simples hombres religiosos a ser hombres de Fe. Y efectivamente, la oración no es un fin, si no el medio a través de cuál poder llegar a este entendimiento, a la comunión con nuestro Padre y a la relación con el mejor Amigo que tendremos nunca. ( 1 Juan 1, 3-4)

SANTA TERESA

¿Le escuchas?

Jonás,  profeta, conocía la Voz De Dios y le escuchaba. En el mundo de hoy Dios también está deseando comunicarse con nosotros, relacionarse con todos,  pero hemos desintonizado totalmente el canal para escucharlo y además no entendemos su idioma. Esto, a no ser que Dios te quiera hace un inmenso regalo, no se recibe por ciencia infusa. Si no que hay que descubrirlo, aprenderlo y practicarlo. Para tratar con Él, Dios nos ha dejado las herramientas, el sintonizador para buscar el canal y el libro de gramática y el diccionario para poder entenderlo cada día un poco mejor.

El sintonizador no es otro que la capacidad innata en el hombre de ser religioso, el vivir continuamente en búsqueda de la verdad y de un sentido para la vida (llamémosle X). Estaremos en el canal adecuado cuando seamos conscientes de que fuimos creados para relacionarnos con Dios. Una vez reconocido este principio y fin de nuestra vida, seremos capaces de aceptar también la responsabilidad que esta relación conlleva, abriendo así del todo el canal por una decisión libre y voluntaria, como le gusta a Él.

El idioma que usa Dios es otro hándicap. Si asumimos que Dios no quiere una relación que de florecillas, si no frutos bien maduros y hermosos, asumimos también que su mensaje no será simple. Pero no hay que asustarse ante la complejidad, porque entenderlo está al alcance de todo el que le dedique tiempo, NO SE MERECE MENOS. Y el medio a través del cual Jesús mismo nos instruye para hablar con el Padre no es otro que su Palabra, toda ella, la que fue desde el principio, la que dijo mientras compartió caminos en esta tierra con sus discípulos y la que será hasta el fin de los tiempos, recogida en la Sagrada Biblia. «En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios… Por medio de él se hizo todo», » Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros» (Juan 1). ¿Estás en el canal de Dios pero no entiendes su mensaje, lo que quiere de ti? Ponte al día sobre su lenguaje estudiando su Palabra y abre el corazón para entenderlo. Si, su voz no se escucha por los oídos, si no en el corazón.

(Lucas 11, 27-28) «Bienaventurados los que escuchan la Palabra De Dios y la cumplen».

¿Cómo le respondes?

Atento a que no te pregunto QUÉ le respondes, si no CÓMO respondes a esta llamada que Dios te hace para relacionarte con Él. El cómo incluye, además de las palabras, actitudes y acciones impregnadas de Amor y entrega.

  • Dios no quiere una oración superficial, en forma de palabras huecas, más bien desea una respuesta en forma de ACTITUD HUMILDE DE ESCUCHA. CARTA APOSTÓLICA NOVO MILENIO INEUNTE (num 34)
  • Dios conoce todas tus virtudes y tus defectos, por lo tanto ante Él no caben caretas ni disfraces, una verdadera oración se hace presentándose desnudo ante Dios y ENTREGANDOLE A ÉL LAS RIENDAS. Alguno se atreverá a plantearse si esto no nos quita la libertad, pero tranquilamente os respondo que no, que esta decisión de confiar nuestra vida a Dios la haremos libremente cuando estemos preparados para ello.
  • Esta relación no es plena si no vivo mi vida a La Luz de la Fe. Pero para esto es indispensable FORMARME, y darle muchas vueltas. Como indica el Salmo 1 «Dichoso el que su gozo es la Ley del Señor y la medita día y noche». La formación de la que hablo es algo así como el conocer al amigo, no se puede amar al que no se conoce.
  • El Amor que Dios manifiesta hacia nosotros no debe quedar en nosotros, si no rebosar hacia el prójimo. Debemos SER FUENTE DEL AMOR DE DIOS en el mundo de hoy para que nuestros hermanos puedan mojarse de Él y de ahí pasar al deseo de empaparse a través de la Relación personal.

MARÍA DICE SI SIN CONDICIONES

 

¿Y quien fue nuestra mejor maestra en relacionarse con Él y llenarse de Amor De Dios? Efectivamente, MARÍA. María tuvo toda su vida una actitud continua y humilde de escucha, no dudó en entregarle las riendas de su vida cuando Él se lo pidió y, como bien nos dicen las escrituras, escuchó, guardó y meditó sus Palabras día y noche. Además, todo ese Amor lo dedicaba Ella a los demás, como gran ejemplo veamos el desprendimiento que muestra cuando, tras el anuncio del Angel, se lanza al camino y corre al encuentro de su prima por si pudiera necesitarla, no teme, confía.

 

MARÍA CONSERVABA TODAS ESTAS COSAS MEDITANDOLAS EN SU INTERIOR (Lucas 2, 19). Las Palabras de Jesús son de vida eterna, Pan de Vida. No son como el alimento físico que entra y sale sin dar fruto, si no que podemos guardarlas en nuestro corazón como hizo María. Estas Palabras de Jesús son la semilla, que plantada en un corazón cuidado y hecho fértil a través de la oración, brotará y dará fruto abundante en nuestra vida y en la de quién nos rodea. Cuantas más semillas guardemos en él, mas rico será nuestro jardín, pero de nada vale un jardín lleno de flores y fruto si por su desorden no se puede disfrutar de él. Debemos dejar que el jardinero trabaje, hay que tener método y sobre todo contar con voluntad y fuerza porque podar no siempre será tarea agradable ni fácil. Incluso deberemos a veces arrancar algún arbusto,  precioso para nosotros, para permitir así que otra planta con más frutos arraigue mejor.

MARÍA SE VUELCA EN EL SERVICIO A ISABEL.

Deja que Jesús plante en tu corazón la semilla de su Palabra y la cuide. Ábrele a Él las puertas, pero guárdalo con celo de las agresiones externas. En él brotará el jardín de Dios y podrás hacer que otros hermanos disfruten de su Amor, y que estando tumbados a la sombra de tus verdes y acogedores árboles decidan contactar con el mismo jardinero.

DE CÓMO DIOS RESPONDE A TUS PREGUNTAS. 

La historia de una pregunta.

Terminado el relato de los días pasados en Medjugorje, y siguiendo un orden lógico, os voy a contar una historia relacionada con el viaje de vuelta. Esta historia ya la adelanté en un post hace unas semanas, cuando os dije que una pregunta que le hice al Padre David se quedó sin respuesta. Aquí va la historia de esa pregunta.

Era 6 de agosto por la tarde/noche y nos montábamos en el avión. Me tocó al lado del Padre David. Me coloqué en mi asiento, saqué mi rosario y mi libro nuevo «orar con el corazón» escrito por el padre Barbaric. Me disponía a comenzar el rezo cuando se montó una joven de 40 y tantos (los jóvenes modernos) pegando alaridos sobre el gran perjuicio que le habían causado los que habían embarcado primero con dos bultos, provocandole el mayor trastorno de su vida, tener que dejar la maleta de mano en la bodega en lugar de en cabina, pobre.

Aquí me gustaría hacer un paréntesis. De mi grupo de peregrinación hubo varias personas que tuvieron que dejar su equipaje de mano en la bodega, y os aseguro que nadie perdió La Paz como la perdió esta chica. Me llamó soberanamente la atención la diferencia entre la actitud de mis compañeros de peregrinación, que venían de pasar una semana con Jesús y su Madre, y la de esta chica, que venía seguramente de haber pasado una semana de fiesta en Croacia, con pinta de venir directamente de la juerga al avión.

Me moría de ganas de acercarme a ella, tenderle el rosario y decirle «mira, la Madre seguro que te ayuda a superar ese problema tan grande con el que te has encontrado». Cuál es mi sorpresa cuando veo que se dirige hacia mi y encara la fila de asientos tras la mía. En mi mente seguía rondando la idea de tenderle el rosario… pero no me atreví. Así que aprovecho ahora para tendéroslo a todos vosotros, no dudéis en echar mano del Rosario cuando penséis que los problemas os aplastan, la Virgen no abandona al que en Ella espera. 

Calmado el ambiente comencé el primer misterio. Terminada la contemplación de la resurrección de Jesús tuve mi rutinario momento de distracción post misterio, y se me ocurrió hacerle al padre David una pregunta de examen: «Padre, ¿De dónde viene el Rosario, cómo se inventó?». Se disponía el padre David a responderme cuando nuestra amiga de la fila de atrás comenzó a dar patadas en mi asiento. Sorprendida me giré y me la encontré tratando de acomodarse para el viaje con los pies en mi respaldo. La postura resultaba un tanto grotesca, como si estuviera contorsionando, trayendo a mi mente los peores momentos de la semana, que también los hubo, pero intenté tomármelo a broma. No entendía cómo pensaba pasar así todo el viaje, pero decidí tener paciencia y comencé la contemplación del segundo misterio Glorioso, la pregunta quedó en el aire.

Dios siempre responde, cuando realmente necesitas esa respuesta.

Llegamos a Valencia ya el 7 de agosto y nos despedimos con mucho cariño después de la preciosa semana que habíamos pasado juntos,  deseándonos lo mejor y esperando reencontrarnos pronto.

El día 8 volví al trabajo, a la rutina, a la realidad. Ya no había lugar ni tiempo para pensar en aquellas tiendas que apetecía montar en el Pobdro, y el ímpetu y energía que traía de Medjugorje empezaba a difuminarse. Pero Dios seguía conmigo en la realidad del día a día. Me llegó el mensaje diario que me manda un buen amigo, una foto preciosa y una reflexión sobre el evangelio. Ese día agregó una imagen del Santo del día. Leí el nombre, Santo Domingo de Guzmán, y no se muy bien porqué, ya que cuando me mandan estás imágenes me limito a leer el nombre, me fijé en las figuras que aparecían en mi pantalla… un fraile arrodillado con la mano extendida y una hermosa Virgen Madre, con El Niño en los brazos tendiéndole un Rosario. En ese momento me acordé de mi pregunta sin respuesta y enseguida introduje en el «sabio Google» la palabra Rosario junto con el nombre del Santo.  Me encontré con una preciosa historia que podéis ver en este enlace.

Santo Domingo de Guzmán y origen del Rosario

IMAGEN RECIBIDA A TRAVÉS DEL WHATSAPP.

Para mí fue muy bonito notar cómo Dios me respondió, como Él notó que esta inquietud mía realmente necesitaba ser resuelta para poder disfrutar plenamente de la transformación que ofrece esta oración de contemplación.

Virgen del Santo Rosario AUXILIO DE LOS CRISTIANOS.

A algunos os parecerá una locura que tras tantos años de conocer el Rosario, tantos años sosteniendo uno entre mis manos (muy puntualmente, todo hay que decirlo), tantos años escuchando las bondades de esta forma de orar, incluso tras una semana en Medjugorje con la Gospa, todavía no lo hiciera convencida. Pero así era, el aburrimiento me arrastraba, lo rezaba de carrerilla, muchas veces incompleto (sin letanías). No lo disfrutaba, no lo saboreaba.

Pongo la mano en el fuego por que no soy la única a la que le pasa esto (sí, hablo en presente porque me sigue pasando). A mucha gente no nos vale hacer las cosas por que sí. De ahí la importancia que veo en esta respuesta que Dios me ha dado. Como os he dicho me sigo distrayendo, me sigue costando, pero entendido el origen entiendo mucho mejor el fin de la contemplación de los misterios. 

Esta respuesta De Dios no sólo me ha llevado a conocer los inicios del Rosario, si no a conocer también las promesas de la Virgen a Santo Domingo y a aquellos que lo rezan, Dará su Gracia, su protección, será escudo del infierno y germen de virtudes. Como ejemplo la historia inseparable de las Grandes Batallas entre Cristianos y Musulamnes, de la Edad Media y la Edad Moderna, y Nuestra Señora. Reyes, Papas y soldados rezaron el rosario y se sintieron totalmente respaldados por Ella (inicio de la reconquista desde Covadonga, batalla de Lepanto, Sitio de Viena…). Por la batalla de Lepanto se proclamó el 7 de octubre el día de la Virgen de la Victoria que más tarde se convertiría en día de la Virgen del Rosario, y se añadió la letanía de «Auxilio de los Cristianos».

Promesas y Gracias de la Virgen a los que rezan el Rosario

Durante muchos años el rezo del Rosario se ha convertido en el arma que millones de Cristianos han usado para combatir el mal, para solicitar intercesiones a la Madre de Dios, para crecer en Gracias y Virtudes. No deberíamos menospreciar el arma que tantas veces se ha mostrado efectiva contra los infieles, no sólo venciéndolos, si no en muchos casos convirtiéndolos.

Así mismo esta devoción al Santo Rosario ha estado muy arraigada en los últimos Papas. También providencialmente, durante estos días de lucha entre la rutina y las ganas de volcar mi vida hacia Dios a través de su Madre, me llegó otro mensaje que contenía el enlace a la Carta apostólica escrita por el Papa Juan Pablo II, Rosarium Virginis Mariae, donde se incorporan los MISTERIOS LUMINOSOS. A todo aquel que alguna vez ha pensado que está rezando 50 avemarías «porque sí», le recomiendo encarecidamente que le eche un vistazo a este precioso texto del SANTO SANTO PADRE Juan Pablo II,  y verá la Luz sobre el Rosario, nunca mejor dicho.

Carta apostólica Rosarium Virginis Mariae

HACER EL CAMINO ADMIRABLE

Cada día sale el sol

 

Es admirable ver cada día salir el sol, dar el primer paso y dirigirte hacia tu objetivo. El cansancio no puede con tu cuerpo, el agotamiento no puede con tu alma, tus piernas te encaminan hacia el primer hito visible, allí en el horizonte. Te duelen los pies y no lloras, tienes sed y no gritas, tienes hambre y no suplicas. Esperas el apoyo de una mano amiga o la palabra de aliento de un buen corazón que se cruce en tu camino, siempre llegan.

Puede que sientas que el día pasa lento pero no te adormiles, avanza seguro de tu ritmo. A lo mejor ves desaparecer el camino bajo tus pies pero no desesperes, fija tu objetivo en el horizonte y avanza seguro de tu rumbo. Si te cruzas con alguien desesperado que grita o que suplica no dudes en perder unos minutos, tiéndele tu mano amiga y susúrrale unas palabras de aliento, mañana puedes necesitarlas tu.

En ocasiones pensarás que tu objetivo es inalcanzable y tendrás la tentación de rebajarlo, pero tente, no lo hagas pues el esfuerzo, el trabajo, la paciencia y el Amor todo lo pueden. En estos casos que no te importe parar unos minutos o unas horas en la orilla del sendero y hacer balance de todo lo bueno que te ha aportado el camino hasta ese momento. Tampoco está de mas, durante estas paradas, soñar sobre cómo será tu próximo objetivo alcanzado, pues la ilusión no es si no una fuerza más que te empuja hacia esa meta, no la pierdas nunca.

El final del día se aproxima, haz balance. Desecha los malos pensamientos y guarda todo lo positivo en tu corazón, pues el día de mañana no empieza de cero ya que estaremos unos pasos mas cerca de nuestro objetivo, y con cada sol naciente tendremos un corazón diferente por lo aprendido la jornada anterior. Nunca olvides que cada día, de nuevo, sale el sol.

Lucas 1, 78-79

TAMBIÉN ESTAMOS AQUÍ

  • facebook
  • twitter
  • rss

ENTRADAS

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 302 suscriptores

ADORO ESTE BLOG (TWITTER)

Copyright © 2013 Pack Empresa Febe. Todos los derechos reservados.
Hosting WordPress | Web WordPress